¿Os habéis parado a pensar cuantos tipos de gafas, lentillas y correctores de visión hay? Gafas para ver de cerca, de lejos, con sol, con nieve, con mucho viento, gafas para montar en moto, para esquiar, para escalar, gafas porque sí, porque me quedan muy monas y me pegan con el bolso; y miles de ideas más, todas hacia el exterior, todas orientadas a mirar lo de fuera y a que nos miren por fuera. Y digo yo, ¿Cuándo van a inventar unas gafas que te ayuden a mirarte por dentro? Sí, estaría estupendo, ponértelas y verte desnudo por dentro, reconocer fácilmente tus deseos olvidados, tus sueños, tus anhelos, todo ese potencial que está oculto en ti y que no ves con las otras gafas. A mí me gustaría tener unas y os voy a contar el motivo.

Y es que tantas veces nos estamos quejando de lo que no nos gusta que está en el exterior y no sabemos cómo cambiarlo y nos olvidamos que la respuesta está dentro de nosotros. Si quieres cambiar tu mundo, empieza cambiando tú desde dentro porque todo lo que tienes ahora lo has creado tú con tus pensamientos y tus actos del día a día.

Tal vez hoy no me des la razón, tal vez este artículo hoy no te diga nada, pero créeme, llegará el día en que te des cuenta en que todo el poder reside dentro de ti, de que tú tienes la llave de tu felicidad. Y si no llega ese día es que tus miedos son más fuertes que tu deseo de superarte, pero también será tu elección.

La buena noticia, tú tienes todo el poder que necesitas, la menos buena, ahora la responsabilidad es tuya, ya no valen las excusas. Despierta y muévete que el tiempo no es eterno.  Ahora tienes la mejor oportunidad de ser feliz.

Y otra noticia aún mejor es que, aunque no se han inventado las “gafas de mirarse por dentro” lo que sí está inventado es el desarrollo personal, el coaching y la inteligencia emocional, excelentes herramientas para el autoconocimiento, para aprender a crecer desde dentro, para trabajar en tu interior y cambiar lo que no te gusta del exterior. Eso ya existe, sólo te falta tomar la valiente decisión de dar un paso hacia adelante. Hay un proverbio chino que dice “Si no das un paso adelante, siempre estarás en el mismo lugar», yo creo que es aún peor que eso, creo que si no das un paso hacia adelante, acabarás dándolos hacia atrás, porque queramos o no, la vida es cambio y movimiento. Y tú, ¿ya has elegido hacia dónde quieres ir? Yo he he elegido vivir en bienestar y acompañar de forma profesional a otras personas a conseguir la vida que desean. ¿Te gustaría conocerme?